fbpx

Asfixia Neonatal

.

.

.

La asfixia neonatal, también conocida como encefalopatía hipóxico isquémica, fisiológicamente se define como la insuficiencia de oxígeno en el sistema circulatorio del feto y del neonato asociado a grados variables de hipercapnia y acidosis metabólica, siendo secundaria a patología materna, fetal o neonatal. La asfixia neonatal tiene diversos grados, como leve moderada y severa.

La gran mayoría de las causas de la asfixia neonatal se originan en la vida intrauterina, el 20% antes del inicio del trabajo de parto, el 70% durante el parto y el 10% durante el período neonatal.

En USA tiene una incidencia de 1-8 por cada 1000 nacidos vivos.

Es considerada como la principal causa de muertes neonatales con el 23 % en todo el mundo y más de un millón de niños que sobreviven a la asfixia perinatal desarrollan problemas de parálisis cerebral, retraso mental, dificultades del aprendizaje y otras discapacidades.

Alrededor del 40 % de neonatos asfícticos padecen diversos grados de EHI, Originándose el 90% de las lesiones cerebrales antes o durante el parto.

 

Dentro de los factores de riesgo encontramos:

1) Los datos clínicos que sugieren que un recién nacido estuvo expuesto a uno o varios eventos de asfixia se tienen:

  • Dificultad para iniciar y mantener la respiración.
  • Depresión del tono muscular y reflejos
  • Crisis convulsivas
  • Intolerancia oral
  • Alteración del estado de alerta
  • Sangrado pulmonar o del tubo digestivo
  • Hipotensión, o alteraciones del ritmo cardíaco.

Estas manifestaciones pueden presentarse de forma temprana, o tardía, de acuerdo con la gravedad del evento asfíctico.

2) Se ha establecido de acuerdo a las manifestaciones clínicas de la asfixia, una clasificación llamada Sarnat, que nos indica los diferentes Estadios clínicos de la encefalopatía hipóxicoisquémica:

En la aparición temprana encontraremos; La dificultad para iniciar y mantener la respiración, Depresión muscular y reflejos. En forma temprana o tardía, encontramos alteración del estado de alerta, crisis convulsivas, hipotensión, y alteraciones del ritmo cardiaco y en la etapa tardía encontramos signos de sangrado del tubo digestivo y pulmonar, así como también ciertos atrasos en la primera micción.

3) El diagnóstico de asfixia en el recién nacido se obtiene a través de un buen examen físico e historia clínica, en donde se establece de acuerdo con los parámetros establecidos por la asociación americana de pediatría que en 1996, los criterios para encefalopatía hipóxico-isquémica moderada a severa:

  • Acidosis metabólica  (pH <7) 
  • Apgar de 0-3 a los 5 min
  • Secuela neurológica convulsión, coma, hipotonía.
  • Disfunción multiorgánica.

Las pruebas de laboratorio e imagenología son secundarios en el diagnóstico. Dentro de las pruebas de laboratorio encontramos:   Las pruebas en sangre  de la función renal, hepática y de daño miocárdico así como de glicemia. En imagenología tenemos: tomografía axial computarizada cerebral (CAT) y ultrasonido cerebral

 

En el tratamiento para la asfixia neonatal tenemos:  

MEDIDAS BÁSICAS:

  • Prevención de la asfixia intrauterina
  • Mantener una adecuada ventilación
  • Mantener una óptima perfusión
  • Mantener aceptables niveles de glucosa
  • Control de las convulsiones
  • Control del edema cerebral
  • TRATAMIENTO ANTICONVULSIVANTE
  • Tratamiento temprano disminuye mayor daño neuronal.
  • Algunos centros recomiendan barbitúricos de forma rutinaria.
  • Manejo en conjunto con Neurología.
  • Medicamentos: Fenobarbital, Fenitoína, Lorazepam
  • HIPOTERMIA

 

Por el Dr. Gesaid Tejada

Pediatra-Neonatólogo, de la provincia de Veraguas

Tel. 6672-9130

Contactar por Whatsapp

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!