fbpx

Hipertensión arterial en Pediatría

.

.

.

La hipertensión arterial (HTA) en la edad pediátrica es una entidad frecuentemente infradiagnosticada con características propias, etiología y manejo que la diferencian de la del adulto. Su prevalencia en nuestro medio está creciendo en los últimos años influida por factores ambientales como el sobrepeso, la ingesta de sal y alcohol o el sedentarismo.

Cada vez hay más estudios que relacionan la presión arterial (PA) de la infancia con la de la edad adulta, en el sentido de que un niño con cifras elevadas de PA tiene más riesgo de convertirse en un adulto hipertenso. Además, sabemos que alteraciones incluso leves de la presión -a edades tempranas de la vida- se traducen en hipertensión con lesión orgánica asociada en edades adultas.

Todo esto pone de manifiesto la importancia de un correcto manejo, tanto diagnóstico como terapéutico, de la hipertensión arterial en la infancia, en lo cual la figura del Pediatra desempeña un papel decisivo.

 

Conceptos claros

La presión sanguínea normal se define como una presión arterial sistólica, con base en 130, y/o diastólica, por debajo de 90, según sexo, edad y peso. 

Por su parte, la hipertensión  es definida como una presión arterial sistólica (PAS) y/o presión arterial diastólica (PAD) mayor al percentil 95 para el género, la edad y el sexo, tomada en 3 ocasiones separadas.

 

Encontramos tres conceptos de hipertensión arterial en pediatría los cuales podemos mencionar:

  1. Prehipertensión como niveles de presión arterial sistólica  o presión arterial diastólica iguales o superiores al P90 pero inferiores al P95.
  2. Hipertensión significativa, cifras entre el percentil 95 y el percentil 99.
  3. Hipertensión severa,cifras superiores al percentil 99.

 

Estadísticas

La prevalencia de la hipertensión infantil no está claramente definida, se publican cifras entre 2 a 3% de la población menor de 18 años, pero en adolescentes la prevalencia aumenta hasta 5.5% para el sexo masculino y 6.4% para el sexo femenino.

Esta se clasifica en dos grandes grupos: esencial y secundaria. La hipertensión arterial secundaria es la más frecuente. En este grupo, entre 80 a 90% de los niños tienen como causa una enfermedad renal, un 10% renovascular y un 5% coartación aórtica.

Por su parte, la Hipertensión esencial se presenta en la adolescencia y  prepúberes. Mientras más pequeño es el niño, mayor es la probabilidad que su hipertensión arterial sea secundaria.

 

Pautas para tomar la presión arterial:

  • Tener manguitos de tamaño adecuado para el brazo del paciente.
  • El brazalete: (2/3 de la extensión del brazo y rodearlo completamente).‏
  • Medirse con el niño en decúbito dorsal o sentado.
  • Generalmente realizarla en el brazo derecho y a la altura del corazón.
  • La campana del estetoscopio deberá colocarse en la fosa antecubital.
  • Inflar el manguito hasta unos 20 mmHg hasta desaparecer (P.R) y  desinflarlo a una velocidad constante 2-3 mmHg.
  • La aparición de un ruido claro, pulsátil (PAS) y la desaparición completa (PAD).‏
  • Realizarse dos tomas de PA en cada ocasión y usar la media.

 

Los métodos más usados en pediatría para medir la presión arterial son:

  •  Medición Directa
  •  Auscultación con esfingomanómetro de mercurio (o anaeroide)‏
  • Ultrasonido (Doppler)‏
  • Método Oscilométrico

 

Presión arterial manual según edad, género y percentil de talla (Extraído de Task Force on High Blood Pressure in Children and Adolescents) 

 

Tratamiento

Contempla tres tipos de medidas:

  • Cambios de estilo de vida
  • Cirugía o procedimientos invasivos (HTA de origen vascular, tumoral)
  • Farmacológico

Cambios de estilo de vida:

  • Pérdida de peso
  • Ejercicio físico
  • Restricción de sal y aumento consumo de potasio
  • Evitar fumar y la ingesta de alcohol
  • Evitar drogas hipertensoras (A. orales, anfetaminas, esteroides y descongestionantes nasales).

 

A TOMAR EN CUENTA

  • Tomar la presión arterial en pediatría es un procedimiento sencillo, no  invasivo y rápido.
  • Se debe contar con el equipo en buenas condiciones y el brazalete adecuado
  • Se debe tomar la presión arterial a todo niño mayor de 3 años de edad, una vez al año, en su control sano, y a los menores de esta edad que tienen factores de riesgo
  • Detectar a tiempo enfermedades relacionadas con la presencia de hipertensión arterial (disminuir morbimortalidad).
  • La elección del tratamiento depende de la etiología y severidad de la HTA

 

 

Por el Dr. Gesaid Tejada, Pediatra, Neonatólogo

Santiago de Veraguas

Tel. 6672-9130

Contactar por Whatsapp

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!