fbpx

Información para padres. Evolución visual del Bebé

 

Dr. Walter Cedeño (Ver el Perfil)

Optómetra – Contactólogo

Tel. 998-8114. WhatsApp 6584-9406

Muchas veces me preguntan a qué edad debemos de empezar a atendernos y cuando dejar de atendernos visualmente. La respuesta es sencilla: iniciamos desde el momento, en que nacemos hasta el momento en que dejamos de existir, con la comprobación de respuesta a la luz, en la pupila.

 

Al momento de nacer se revisa si hay ausencia de reflejos de fondo, si los ojitos del recién nacido están bien formaditos. En la valoración de rutina, se pone un antibiótico para evitar infección ocular y ahí se inicia la relación de nuestro sentido visual con el mundo exterior.

 

 

Los papas felices, la madre llena de amor mira a su bebé, todos enfocan la atención en el nuevo ser y con movimientos primitivos esos ojitos comienzan su recorrido por el mundo visual, con solo sombras.

 

¡Qué hermoso es el recorrido visual por nuestras vidas! Saber que iniciamos en sombras, movimientos sin fijación, un asunto que hoy en día a todas las madres primerizas les asusta, ya que pareciera que son bizcos al mirar.

 

La fijación de los ojitos se da aproximadamente entre los 2 y 3 meses, cuando ya esa información llega a la retina por ambos ojos, de no suceder esto aparecen algunos problemas de fijación y para entrenarlos, debemos ir incorporando estimuladores de luz y sonidos.

 

Es importante observar al bebé al momento de tomar los objetos con sus manos, si los encuentra con facilidad, si les da un seguimiento con la vista. Estos son periodos de observación de parte de los padres.

Posteriormente entre los 6 y 10 meses, es importante prestar atención ya que se comienza el recorrido por los reflejos primitivos cuando el pequeño experimenta.  Con el gateo, él busca las cosas por sus propios medios y es cuando se da cuenta que sus ojos y su cuerpo lo trasladan, lo impulsan, con lo que se da inicio a la coordinación de búsqueda. Esta es la importancia del  gateo, por lo que no es recomendable interrumpir esta etapa con andaderas.

 

Imagínate que eres un bebé,  que no coordinas movimientos finos y te ponen en andaderas, cuando antes estabas con el contacto con el suelo y ahora te limitan a la planta de los pies y si deseas alcanzar algo con tus manos no puedes sostenerte. Es información a gran escala y aún no existe una coordinación madura de las extremidades superiores e inferiores.

 

Deja que tu hijo llene esos espacios para que su futuro sea más simple y coordinado.

La incorporación de los reflejos primitivos hace que un niño sea más estable, su coordinación de lateralidad sea simple, su capacidad de percibir el mundo no sea un conflicto.

 

Estos reflejos son el principio de la capacidad de acomodación de convergencia que va a ser utilizada durante toda nuestra vida, también se relaciona con la facilidad de los movimientos al leer, para seguir la lectura en un renglón, para conocer dónde está el orden de las letras, la comprensión de una lectura y muchas otras cosas más.

 

Es por eso que todo infante debe tener la destreza de poder tomar, tocar, sentir en su cuerpo lo que sus ojos ven, lo que es caliente, frío, suave, duro, la arena, las hojas, ya que la visión se encarga de dirigir y dar orden a nuestras vidas, medir el peligro, comprender y dar orden a los actos y así muchas dudas se aclararán durante el aprendizaje llenando los espacios como engranajes milimétricos.

 

¿Deseas contactar al Doctor?

Contactar por Whatsapp

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!