fbpx

La enfermedad del Beso, Mononucleosis infantil bajo la lupa


 

La mayoría de las personas con mononucleosis tienen entre 15 y 25 años, pero los niños pequeños cuando se contagian resultan afectados en los ganglios linfáticos, la garganta, las glándulas salivales, el hígado, el bazo y la sangre

 

Los niños son especialmente sensibles a las infecciones. El síndrome mononucleósico (SM) engloba una serie de cuadros clínicos caracterizados por fiebre, faringitis, aumento del tamaño de los ganglios y el bazo, además de alguna alteración hematológica.

Esta enfermedad puede afectar a cualquier individuo con independencia de su edad. En el caso de los niños pueden padecerla enfermedad tan pronto como desaparecen los anticuerpos protectores maternos (6-8 meses).

Los niños con bajo nivel socioeconómico y de países en vías de desarrollo se infectarán en la lactancia y primera infancia. La edad del paciente tiene una profunda influencia sobre la expresión clínica de la infección, en los niños pequeños, la primo infección suele pasar inadvertida o con síntomas inespecíficos.

Los adolescentes y adultos jóvenes presentan con mucha frecuencia la sintomatología clásica y su serología suele ser positiva.

¿Alguna vez escuchó hablar de la «enfermedad del beso»? Sí, y es la mononucleosis, esta se contagia por el virus Epstein-Barr, que es un tipo de virus del herpes. Otros virus de la familia del herpes provocan herpes labial y enfermedades como la varicela.

Causas y origen

 

La mayoría de las personas con mononucleosis tienen entre 15 y 25 años, pero los niños pequeños cuando se contagian resultan afectados en los ganglios linfáticos, la garganta, las glándulas salivales, el hígado, el bazo y la sangre. Se van a sentir cansados y con dolores en el cuerpo, incluso con pérdida del apetito.

La mononucleosis -siendo un virus- se transmite de una persona a otra, y ese contagio implica contacto con la saliva, por lo tanto, si se comparten vasos, cepillos de dientes o alimentos del mismo plato, el riesgo es total.

Al principio, las personas no se sienten enfermas cuando se infectan con el virus de Epstein-Barr. Una persona podría estar infectada (y contagiando mononucleosis) incluso sin saberlo. Por eso es importante no compartir tenedores, pajillas, botellas de agua o brillo labial en la escuela.

El periodo de incubación en el caso de niños y jóvenes suele estar entre una y tres semanas (10 días por término medio), pero en jóvenes y adultos puede prolongarse hasta 30-50 días. A veces, puede parecer que el infante tiene gripe o, tal vez faringoamigdalitis, porque los síntomas son muy parecidos. Al acudir al médico y tomar muestras de sangre para analizar se determina con exactitud el diagnóstico.

Tratamiento

Lo primero para la curación es guardar reposo, beber abundante agua y otros líquidos. Los medicamentos para alivio del dolor y la fiebre son primordiales. Algunos niños con mononucleosis no se sienten enfermos, por lo tanto, no todos necesitan hacer mucho reposo, pero es muy importante prestar atención al cuerpo.

Por esta infección se puede desarrollar meningitis, inflamación en el cerebro (encefalitis), y un trastorno paralizante denominado síndrome de Guillain-Barré. En algunas ocasiones, la mononucleosis puede ocasionar miocarditis (inflamación del músculo cardíaco), una disminución anormal en el número de plaquetas sanguíneas (trombocitopenia), y la inflamación de los testículos (orquitis).

Gran parte del tratamiento para la mononucleosis tiene el propósito de hacer sentir a su hijo más cómodo hasta que la infección desaparezca por sí sola. Por ejemplo, es posible que algunos pediatras recomienden suministrarle acetaminofén para reducir la fiebre y aliviar el dolor.

 

 

El dolor de garganta se puede tratar haciendo gárgaras con agua tibia y sal. El reposo en cama puede ser importante para un niño que se siente fatigado. Debido a que un virus ocasiona la mononucleosis, los niños infectados no deben ser tratados con antibacteriales.

En un pequeño porcentaje de niños infectados, se suministran corticosteroides como prednisona, pero solo si se presentan ciertas complicaciones, como amígdalas inflamadas que pueden bloquear las vías respiratorias.

Los niños con mononucleosis infecciosa no deben participar en deportes de contacto hasta que disminuya la inflamación de sus bazos. Si el cuerpo recibe un golpe en el área de un bazo inflamado, el bazo puede romperse o rasgarse, ocasionando sangrado interno.

¿Cuál es el pronóstico?

La mayoría de los casos de mononucleosis infecciosa desaparece de 1 a 3 semanas (a pesar de que los síntomas, particularmente la fatiga, pueden durar varias semanas más en algunos niños). Los pacientes con sistema inmunológico anormal pueden padecer de una infección más severa.

Prevención

No hay ninguna vacuna disponible para protegerse contra la mononucleosis infecciosa.

Aparte de los síntomas clásicos, es posible que algunos niños padezcan de una o más de las siguientes señales:

  • Escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Párpados hinchados
  • Hipersensibilidad a la luz
  • Anemia

Centro especializado en Pediatría y Atención Neonatal Dra. Angie Miranda

Pediatra Neonatóloga 


Contactar por Whatsapp

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!