fbpx

Relaciones líquidas, un problema social de la nueva era

Zygmunt Bauman, filósofo y sociólogo polaco-británico, afirma que nuestra época se caracteriza por las “relaciones líquidas”, vínculos muy frágiles que establecemos con las personas que nos rodean.

 

Las relaciones líquidas se dan tanto en la amistad, la familia, la pareja. El punto común es la fragilidad, que le impide durar en el tiempo.

 

 

Esa fragilidad se basa en la necesidad de resolver algo rápidamente y, una vez satisfecha, desechamos el objeto o la persona.

 

Cuando la sociedad nos empuja a cambiar constantemente y a adaptarnos a contextos muy diferentes, anula las relaciones sólidas en las que conectamos nuestra esencia, más allá de las necesidades inmediatas.

 

La tecnología también influye y determina el patrón de las relaciones.

 

Muchas personas evitan relaciones sólidas y profundas, buscan cantidad de seguidores en las redes sociales y velocidad con la que se difunden sus mensajes.

 

Son personas que no quieren comprometerse. Personas incapaces de establecer lazos sólidos con amigos y pareja, sin puntos de anclaje con la familia.

 

Las personas que mantienen relaciones líquidas renuncian a planificar su vida a largo plazo, experimentan un profundo desarraigo afectivo.

 

La sociedad les ha exigido una enorme flexibilidad, fragmentación, divisiones y subdivisiones de intereses y afectos.

 

Su éxito es abandonar lealtades y compromisos y cambiar de tácticas. Así se ha generado la idea de que lo mejor es desvincularse rápido, porque los sentimientos pueden crear dependencia. Deben truncar las relaciones antes de que sea demasiado tarde.

 

Como resultado, más que “relaciones” se establecen “conexiones”. Estas personas conectan durante un tiempo con una pareja o un amigo, pero sin profundizar en su esencia ni comprometerse.

 

¿Cómo romper el patrón de las relaciones líquidas?

 

Es difícil ser diferentes en una modernidad líquida. Sin embargo, puedes cambiar tu entorno más inmediato y construir relaciones que perduren en el tiempo y te llenen de verdad.

 

El primer paso para romper el patrón de las relaciones líquidas es solidificar nuestra identidad, conectándonos con nuestro “yo” más profundo, para comprender realmente qué es lo que deseamos y necesitamos. Conocernos nos ayuda a ser auténticos y conectar con los demás desde nuestra esencia. Eso ayuda a construir relaciones más sólidas.

 

El segundo paso es cambiar la perspectiva. No se trata de cuántas parejas o cuántos “amigos” sino de la calidad de esas relaciones. Vale más tener pocas personas, que estén dispuestas a ayudarte cuando lo necesites, que conocer a cientos de gente que te ven prescindible.

 

El tercer paso es aprender a comprometerse y asumir que, para obtener algo, debemos arriesgar y estar dispuestos a entregar algo.

 

Las relaciones son un bálsamo en los momentos difíciles, pero debemos estar dispuestos a sanar las heridas de la otra persona.

 

No preocuparnos por lo que recibiremos, sino más bien por lo que damos.

 

Recuerda que tu estabilidad emocional es importante, te podemos ayudar,  Soy Zaira Caballero, Psicóloga estoy para ayudarte Whatsapp 6779-2144

    Contactar por Whatsapp

    Do NOT follow this link or you will be banned from the site!