fbpx

Soluciones para las hernias de pared abdominal

Dale play y escucha el audio artículo

 

 

 

Dr. Carlos A Villalaz Díaz

Especialista en Cirugía General y Laparoscopia Avanzada

Chitré, Herrera Tel. 9101350 / Las Tablas, Los Santos Tel. 994-7997

 

La hernia abdominal se produce cuando existe una debilidad en la pared del abdomen. Como consecuencia de esta falla sale a través de la pared del abdomen una especie de saco, llamado ¨saco herniario¨, que normalmente contiene la porción de un órgano. Por lo general, el órgano que suele estar dentro del saco es el intestino delgado.

 

El paciente percibe inicialmente esta protrusión (salida de sus límites naturales o patológicos), como un bulto pequeño y blando al tacto, que cuando se empuja, se introduce en el interior del abdomen, pero vuelve a sobresalir cuando se deja de hacer presión.

 

Algunos de los factores de riesgo que pueden propiciar la aparición de una hernia abdominal pueden ser: estreñimiento crónico, tos crónica, sobrepeso, levantar objetos pesados, cirugías abdominales previas, embarazo y realizar esfuerzos excesivos.

 

Causas

 

Las hernias abdominales, sean del tipo que sean, pueden tener orígenes distintos. En primer lugar, el origen de una hernia abdominal puede ser congénito, es decir, la hernia puede estar presente desde el momento del nacimiento debido a una malformación de la pared abdominal del feto en el útero materno. Sin embargo, la hernia puede no hacerse visible hasta unos años más tarde.

 

En segundo lugar, la hernia abdominal también puede ser incisional, es decir, puede surgir debido a la realización de intervenciones quirúrgicas previas en la zona del abdomen. Con el paso de los años, puede ocurrir que se debilite la herida quirúrgica interna o la sutura y que la realización de esfuerzos en el abdomen por parte del paciente haga que la hernia encuentre un lugar por donde protruir.

 

Por último, las hernias también pueden ser adquiridas. Son las hernias que han sido causadas por esfuerzos excesivos en la zona abdominal, debilitamiento de la pared del abdomen debido al envejecimiento, problemas de salud, etc. Dentro de este grupo también podríamos situar  las hernias incisionales.

 

Tipos de hernias

 

Las hernias, según su zona de aparición, se denominan de una manera o de otra, aunque la causa de origen sea la misma.

 

Clasificamos las hernias abdominales en:

 

  • Hernia inguinal: como su propio nombre lo indica, son las que aparecen en la zona de la ingle. El fallo de la pared abdominal, en este caso, se produce a nivel inguinal. Sobre todo aparecen en hombres que realizan trabajos físicos muy pesados o que realizan actividades físicas muy intensas. La hernia inguinal es común a cualquier edad y hay que destacar que es más común en hombres que en mujeres.

 

  • Hernia femoral: también llamada hernia crural, es la que se sitúa en la zona cercana a la ingle, aunque más cerca del muslo. Se presenta como un abultamiento en la parte superior del muslo, justo por debajo de la ingle. Este tipo de hernia abdominal es más común en mujeres que en hombres.

 

  • Hernia umbilical: es la que aparece en el ombligo o cerca de éste. Es común su aparición debido a un defecto congénito de la pared abdominal. La hernia umbilical suele protruir en el ombligo, lugar donde antes del nacimiento, se encontraba el cordón umbilical del feto. La desaparición del cordón umbilical deja una cicatriz (lo que conocemos como ombligo), que puede debilitarse con el tiempo y causar un fallo en la pared abdominal, por donde sale la hernia. La hernia umbilical es frecuente en embarazadas, debido a la presión ejercida en el abdomen.

 

  • Hernia epigástrica: es la que tiene lugar en la parte superior del abdomen, situada normalmente entre el esternón y el ombligo. Este tipo de hernia se puede producir, como el resto de hernias, debido a sobreesfuerzos en la zona abdominal como: tos crónica, estreñimiento, levantamiento de objetos pesados, etc.

 

Como podemos ver, hay distintos tipos de hernias que pueden surgir debido a las causas que ya hemos comentado. Para tratar las hernias abdominales y hacer que desaparezcan por completo, la única solución definitiva es la intervención quirúrgica.

 

¿Qué hacer?

 

El único tratamiento que elimina por completo una hernia abdominal es la hernioplastia. Esta cirugía elimina la hernia y evita que se vuelva a producir. Es una intervención ambulatoria, que consiste básicamente en la reintroducción de la hernia en el interior de la cavidad abdominal y, posteriormente, la colocación de una malla de material sintético en la zona intervenida, la cual impedirá que la hernia pueda volver a salir.

 

Existen dos tipos de abordaje para la hernioplastia, el primero es el abierto”, mediante esta cirugía, el cirujano realiza una incisión en la zona donde se encuentra la hernia, lo que permitirá al especialista llegar al punto para introducir el saco herniario en su lugar original y, luego, pasar a cerrar con puntos de sutura el debilitamiento de la pared abdominal. A continuación, el cirujano coloca una malla de material sintético por encima de la zona donde se encontraba debilitada la pared abdominal. Esta malla fortalecerá la zona y la protegerá, evitando que se vuelva a producir la hernia.

 

El abordaje mínimamente invasivo (laparoscópico) consiste en la realización de 3 o 4 incisiones de pequeño tamaño en el abdomen del paciente. A través de una de estas incisiones se introduce un laparoscopio (instrumento alargado equipado con una cámara, que permite ver el interior de la cavidad abdominal con un monitor). En las otras incisiones, el cirujano introduce otras herramientas que le permitirán intervenir al paciente de una manera cómoda y segura.

 

Una vez realizada la intervención, el cirujano pasará a cerrar las heridas con puntos de sutura.

 

Los dos tipos de abordajes se realizan con anestesia general, además la intervención suele durar unos 30-40 minutos. Sin embargo, el tiempo dependerá de la gravedad de la hernia y de su tamaño.

 

Las hernias ventrales, epigástricas, umbilicales, inguinales y femorales pueden ser reparadas por laparoscopia. Actualmente, se cuenta con el equipo y entrenamiento necesario para realizar estas intervenciones mínimamente invasivas en Chitré.

 

Ventajas y cuidados

 

Al escoger el abordaje mínimamente invasivo (laparoscópico) se evitan grandes incisiones, el dolor postoperatorio es menor o casi nulo, la recuperación es más rápida, el procedimiento puede ser ambulatorio y el reintegro a las actividades regulares y de trabajo es pronto con respecto al abordaje abierto.

 

 

 

Al tratarse de una intervención relativamente sencilla, el paciente podrá salir por su propio pie el mismo día de la intervención, aquí es donde comenzará su período postoperatorio.

 

Es normal que el paciente sienta algunas molestias o dolores en la zona intervenida tras la operación, aunque estas molestias suelen desaparecer con la ingesta de medicamentos analgésicos, que deben ser recetados por el especialista.

 

Los pacientes intervenidos por hernia abdominal deben ser cuidadosos y también evitar realizar actividades que requieran de mucho esfuerzo físico. Algunas de estas son: levantamiento de objetos muy pesados, evitar posturas forzadas o de presión excesiva, no conducir vehículos hasta que se lo indique el especialista, evitar el estreñimiento llevando una dieta rica en fibra (vegetales, frutas, cereales), y no realizar ejercicio físico vigoroso.

 

Contactar por Whatsapp

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!