fbpx

Todo lo que debes saber sobre las infecciones vaginales.

Diseñado por Freepik
Diseñado por Freepik Diseñado por Freepik

 

El presente artículo sintetiza el trabajo de investigación de años de experiencia laboral y científica para el cuidado de las mujeres en cualquier etapa de su vida y sus parejas. Reúne experiencias, inquietudes, quejas e incomodidades de mujeres, quienes muchas veces, por desconocimiento o por descuido, conviven con una infección vaginal, siendo ésta uno de los factores de riesgo, de mayor frecuencia, para el cáncer cérvico uterino. Si bien es conocido que esta patología tiene una estrecha asociación con el Virus de Papiloma Humano, también es cierto que cuando una infección vaginal persiste por meses o años, por lo general, causa una inflamación severa y ulceración en el cérvix, que lo convierte en un medio propicio para la proliferación de microorganismos y precursor de un proceso maligno.

 

Dirigimos este pequeño segmento de la revista para profesionales de la salud, que por las características propias de su profesión, tienen un mayor acercamiento a la visión holística del ser humano. Igualmente, es importante para todos los hogares, puesto que los padres deben tener claridad acerca de cómo practicar el aseo genital tanto a sí mismos como a sus hijos, en quienes deben inculcar el auto cuidado en este aspecto.

 

1.- ¿Qué son las infecciones vaginales y que las ocasiona?

 

Éstas se presentan generalmente como un proceso inflamatorio del área vaginal con presencia de una secreción incómoda y desagradable, dolor en la región genital, ardor y picazón (prurito). Esto lo causa una alteración del equilibrio de la flora vaginal, que regula el pH vaginal. Lo ocasiona con mayor frecuencia las infecciones, que pueden ser bacterianas, parasitarias y micóticas entre otras.

 

2.- ¿Existe un solo tipo de infección vaginal?

 

Hay varios tipos de infección vaginal. Entre ellas las Bacterianas, Micóticas (hongos), Tricomonas (parásito),  y otras menos comunes como Gonorrea, Chlamydia, Herpes, estas últimas asociadas a infecciones de transmisión sexual. Igualmente conocemos la vaginitis atrófica (falla hormonal); las alérgicas (duchas, condones) y la ocasionada por algún cuerpo extraño en vagina.

 

3.- ¿Cómo puedo saber que tengo una infección vaginal y no otro tipo de problema?

 

Lo importante ante la presencia de un flujo anormal, es acercarse a un médico de su confianza, o, en su defecto, a un personal de salud. Generalmente las mujeres conocen, o deben conocer, la presencia de flujos normales que están presentes durante el ciclo menstrual. Una secreción incómoda, abundante, mal oliente, prurito genital, que interfiere con sus relaciones sexuales, dolor en bajo vientre e inflamación vulvar, pueden hacer sospechar a una mujer que algo no anda bien.

 

Te recomendamos leer: Hablemos del Cuello uterino y sus enfermedades

Google imagen

4.- ¿Cómo prevenir las infecciones?

 

Lo primero sería no automedicarse, que es un problema global. Igualmente, no considerarlo una molestia menor por parte del equipo médico. Debe solicitar la evaluación y más si éstas son reincidentes, ya que en su mayoría se deben a diagnósticos inexactos con base a descripciones verbales por parte de la paciente o por un resultado de citología cérvico vaginal. Se hace necesario las pruebas de laboratorio (frotis y cultivos) para confirmar algunos diagnósticos. Mantener un autocuidado personal y de su pareja en la vida cotidiana y la sexual, técnicas de aseo, uso del condón, higiene de los genitales, importancia del aseo de las manos antes y después del uso del baño, igual que antes y después de las relaciones sexuales. Por ello el lavado de las manos de los hombres antes y después de orinar evita que en el pene quede gran variedad de bacterias, que posteriormente son llevadas a la vagina durante las relaciones sexuales, facilitando la contaminación vaginal. Esta es una de las principales causas de la presencia de infecciones vaginales en la mayoría de las mujeres que tienen relaciones sexuales. Esto lo debemos trasladar igualmente a la vida de la mujer embarazada.

 

5.- ¿Por qué la ropa interior de lycra provoca que haya flujo e infecciones?

 

El uso de ropa ajustada no permite la transpiración -ayudan a mantener mayor calor y humedad- como los jeans, nylon o lycra. Esto favorece las infecciones micóticas (hongos).

 

6.- ¿Qué enfermedades me puedo contagiar si tengo relaciones con una mujer con infección vaginal?

 

La mayoría de las mujeres que tienen relaciones sexuales presentan flujos vaginales debido a la manipulación de los genitales o al contacto directo con su pareja, sin tener los suficientes cuidados higiénicos en ese momento. El semen incrementa el pH vaginal, tornándola menos ácida y muy susceptible a microorganismos patógenos. Pero las principales enfermedades son las de transmisión sexual como Tricomonas, Gonorrea, Sífilis, SIDA, Virus Papiloma Humano, Chlamydia y Herpes. La mujer pierde su pH ácido con las relaciones sexuales y retorna a valores normales en 10 horas. Esto igual ocurre durante la menstruación, favoreciendo la proliferación de algunos microorganismos.

 

7.- ¿Existe el flujo vaginal bueno y malo?

 

Contra los mitos y tabúes, sabemos que hay luchas eternas. Los principios culturales son grandes barreras igualmente. La secreción normal de una mujer se presenta durante el periodo que rodea la ovulación y esta es transitoria, transparente, escasa, viscosa, homogénea y elástica. No tiene olor ni causa molestias. Luego de la menstruación se expulsa una secreción serosanguinolenta que puede durar entre 2 y 8 días. La secreción fisiológica debe ser pH ácido: menor de 4.5. Para cualquiera, el malo sería una infección, hasta probar lo contrario.

 

8.- ¿Es cierto que tengo riesgo de tener una infección vaginal al usar la taza de un baño público?

 

Siempre que use el baño, aunque sea de su casa, ya sea para orinar o defecar, baje el agua antes y después y revise que quede perfectamente limpio. Tenga cuidado con sus ropas interiores, pues muchas veces las dejamos en contacto con el piso y ésta puede contaminarse. Debemos recordar que al sentarnos en la losa o el asiento, éste debe estar limpio, pues podemos contaminar nuestros muslos que están en contacto directo con ellos. Evitemos el salpicar al usar el baño y lávese bien las manos con suficiente agua y jabón después del uso.

 

9.- ¿Qué tan recomendable es el uso de óvulos y cremas que son recomendadas en la televisión, para atender estas enfermedades?

 

Estos medicamentos, tanto óvulos como cremas, son de uso por infecciones y las mismas deben ser prescritas por un conocedor de las variantes anómalas de los flujos vaginales. Los comerciales brindan información de sus productos para infecciones, en su mayoría producidos por hongos. Si la mujer está segura de su anomalía, ya que antes ha pasado por la misma, podría usarla. En caso de estar insegura o no tener características iguales a la infección por la cual usó este medicamento, debe acudir a su médico. Estamos en contra de la automedicación, pero no debemos apartarnos de una realidad y es que muchas mujeres por razones de tiempo, económicas, entre otras, no acuden al médico sino al farmacéutico.

Diseñado por freepik
Diseñado por Freepik Diseñado por Freepik

10.- ¿Mi infección vaginal por hongos continúa reapareciendo, que está mal?

 

No debemos olvidar que esta infección tiene sus características como lo son la secreción grumosa, blanca (consistencia parecida a la crema de arroz), con aspecto de leche cortada, no fétida, que tiende a producir un prurito intenso, en enrojecimiento marcado, escozor intenso en genitales externos y cara interior del muslo. Suele ir acompañada de una molestia al momento de la relación sexual (dispareunia). Deben buscar los factores predisponentes como diabetes, uso de antibióticos de amplio espectro, uso de metronidazol, esteroides y los anticonceptivos hormonales. El uso de ropa ajustada que no permite la transpiración -ayudan a mantener mayor calor y humedad- como los jeans, nylon o lycra. Indaguemos sobre la pareja y su relación con infecciones de vías urinarias o inflamación del glande.

 

 

11.- ¿Puede el hongo de la vagina extenderse a los pezones?

 

No. Pero hay pacientes inmunosuprimidos por algunas enfermedades o tratamientos especiales que pueden desarrollar una micosis en otras áreas del cuerpo. Asimismo, hay sostenes de material nylon o lycra que puede favorecer este problema en el área de las mamas.

 

12.- ¿Pueden las heces causar infecciones vaginales?

 

Si existe descuido en la higiene, si la técnica del aseo es inadecuado, especialmente en la mujer cuando lleva restos de material fecal hacia la vagina, el problema se agrava, y aún más, cuando el hombre o la mujer tienen relaciones sexuales con diferentes parejas y cuando no tienen la debida protección, en cuanto a medidas higiénicas y uso del condón. También es factible la infección si, de manera involuntaria o voluntaria, existe un contacto anal-vaginal durante la relación sexual.

 

14.- ¿Mujeres de qué edad pueden presentar una infección vaginal?

 

En este punto no escapa ninguna edad. En la niñez y la vejez, el pH no es tan ácido. Los niveles de estrógeno son bajos y pueden en ocasiones contaminarse y dar lugar a una disrupción del medio. Las niñas pueden introducirse algún pequeño objeto vaginal durante sus juegos o por deficiencias en la higiene. En estos casos las secreciones son purulentas, fétidas, color café o sanguinolenta que irrita el periné. No deje de indagar en las niñas por abuso sexual. En las deprivadas hormonalmente, puede ocasionar vaginitis atrófica, con una secreción amarillenta, teñida en ocasiones de sangre, clara y escasa. Puede estar asociada a dolor vulvar y prurito, que pueden dar lugar a escoriaciones y hasta ulceraciones superficiales, que podrían llevar a adhesiones vaginales o infectarse de microbios capaces de producir necrosis y lesión destructora. Algunas mujeres fértiles o menopáusicas, pueden tener cáncer, pólipos, miomas y tener secreciones vaginales, cuyo inicio es escasa a moderada, teñida de sangre y puede producir irritación vulvar.

 

Recomendaciones generales, acerca de la concientización sobre la higiene y cuidado de las partes íntimas, y observaciones generales sobre este tema.

 

Lávese las manos con suficiente jabón y agua antes de cualquier manipulación de los genitales (antes de ir al baño, de acostarse y antes de relaciones sexuales).

 

Las mujeres deben usar la toallita húmeda con suficiente jabón (preferencia líquido y de pH ácido) de adelante hacia atrás una sola vez. Evite que la toalla contaminada con la parte rectal vuelva a pasar en la misma forma por los orificios de la uretra y vaginal. La toallita de baño se desplaza de adelante hacia atrás una sola vez, para que la parte que estuvo en contacto con el ano no toque la región anterior. Dele la vuelta a la toalla si es necesario. Repita cuantas veces sea necesario y enjuague con mucha agua y seque con toques sin desplazar la toalla. Los hombres deben bajar el prepucio y use toalla húmeda con mucho jabón, limpiando alrededor del glande, las veces que considere necesario. Enjuague con mucha agua y seque en toques esa zona. Esta toallita individual una vez usada, debe lavarla bien y ponerla a secar después de cada uso para evitar que la humedad favorezca la supervivencia de las Tricomonas.

 

Nunca usemos ropa interior, de baño o toallas de otras personas. Lávese las manos antes y después de cualquier manipulación con los genitales, antes y después de entrar al baño y antes de realizar cualquier cuidado a los niños.

 

El autocuidado de una mujer después de orinar es secarse en toques, sin desplazar el papel. Debes tener las manos limpias con agua y jabón antes de ello. Al defecar, debes dirigir el papel higiénico al orificio anal, sin desplazar el papel hacia adelante. Revise el papel y vuelva hacer la limpieza cuantas veces sea necesario. Finalizas cuando el papel esté limpio. Para el lavado de las manos después del aseo genital, abra la llave del grifo con la mano contraria a la que realizó el aseo, con el fin de no dejar material fecal en la llave, ya que podría contaminarse.

 

Durante su menstruación, lávese los genitales, con técnica correcta, dos o tres veces al día. Cambie con frecuencia la toalla higiénica (cada tres horas). Proteja las toallas higiénicas no usadas para no contaminarlas. Lave las manos al cambio de una toalla higiénica, antes y después. Deseche la usada bien envuelta y no la deposite en el sanitario.

 

Cuide con especial esmero su presentación personal durante los días de la menstruación, pues esto le ayudará a sentirse mejor psicológicamente, elevar su autoestima y sentirse mejor durante la misma.

 

<a href="http://www.freepik.es/foto-gratis/mujer-con-dos-pastillas-amarillas-sobre-su-mano_929383.htm">Diseñado por Freepik</a>
Diseñado por Freepik

 

Lave el sanitario de su casa cada día con un cepillo y solución detergente o desinfectante. Baje el agua antes y después de usarlo, incluso luego de orinar. Los hombres deben dejarlo seco y limpio luego de usarlo. En el lavamanos debe existir jabón, preferible el líquido.

 

Contribuya con ello a mejorar su calidad de vida.

 

Dr. Jorge Gustavo Rodríguez, MD-MSc

Ginecología-Obstetricia-Colposcopia-Ecosonografía

Universidad de Panamá/Hospital de San José-Colombia

Acreditado en FECOPEN-Ecografía Obstétrica-Colombia

Miembro de SPOG/Panamá

Miembro de ISUOG-Londres/Reino Unido

Miembro de SAUMB-Argentina

Fetal Medical Fundation-Londres/Reino Unido

Centro Médico Mae Lewis, David, Chiriquí

Carretera Panamericana, Consultorio 09

Citas Previas: 6695-6777 (Lunes-Viernes 9-5pm)

Atención Público: 3pm a 7pm

 

Contactar por Whatsapp

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!