fbpx

Trastornos hipertensivos del embarazo

.

.

.

.

Los trastornos o desórdenes hipertensivos del embarazo (THE) son un grupo de complicaciones asociadas al embarazo y a la elevación de las presiones arteriales durante el mismo.

 

El compromiso materno secundario a estas entidades es muy variable, pero su detección temprana y la terminación oportuna de la gestación disminuyen la morbimortalidad materna.

 

En términos generales se presenta con una frecuencia 2 – 10 % de todos embarazos y siguen siendo una de las principales causas de muerte materna en el mundo y la primera en Latino América. Se estima que cada año mueren 50.000 mujeres por causas relacionadas a hipertensión durante el embarazo y de estas 95 – 97% ocurren en países tercer mundistas.

 

Al hablar de THE lo primero que debemos saber para comunicarnos y entendernos correctamente, es que existen cinco subgrupos con características bien definidas.  Según el Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia se dividen en: Hipertensión Crónica (2 – 5%), Pre eclampsia (2 – 8%), Eclampsia (0.1 – 1%), Hipertensión arterial crónica más pre eclampsia agregada (1 – 3%) Hipertensión gestacional (2 – 3%).

 

La hipertensión arterial crónica en la embarazada se puede diagnosticar de tres formas:

 

  • La primera y más sencilla de reconocer es aquella mujer que ya conoce su diagnóstico ya sea porque toma algún medicamento o porque un médico le dijera en algún momento que es hipertensa.
  • La segunda es la paciente que no conoce su patología, pero presenta presiones arteriales elevadas durante sus primeras citas de control prenatal (antes de las 20 semanas)
  • La tercera es aquella mujer que presentó una pre eclampsia o una hipertensión gestacional y que luego de su puerperio persiste con presiones elevadas

 

La pre eclampsia que a su vez se subclasifica en pre eclampsia y pre eclampsia con criterios de severidad.  Se diagnostica por presiones elevados mayor o igual a 140 la sistólica y 90 la diastólica en dos tomas con un lapso entre ellas de más de 4 horas en un máximo de 7 días.  Además, la paciente debe presentar proteínas en orina mayor a 300 mg en 24 horas.  Si la presión es mayor de 160 la sistólica o 110 la diastólica o si presenta los criterios de pre eclampsia más síntomas de vaso espasmo o síntomas hipertensivos (como dolor de cabeza severo, visión borrosa o fosfenos, dolor intenso subcostal o vómito, papiledema, clonus (≥ 3+), tinitus o zumbido en los oídos) o complicaciones médicas (como hipersensibilidad a la palpación hepática, síndrome de HELLP, Trombocitopenia (conteo de plaquetas menor de 100,000 mm³), elevación de las pruebas de función hepática, edema agudo de pulmón, edema cerebral, hematoma o ruptura hepática, insuficiencia renal aguda) recibe el nombre de preeclampsia con criterios de severidad.

 

Se llama Eclampsia cuando la embarazada con trastorno hipertensivo del embarazo presenta una convulsión sin haber tenido historia de patologías neurológicas o alteraciones vasculares cerebrales.  La eclampsia puede presentarse durante el embarazo, el parto o el puerperio.  En países en vías de desarrollo como el nuestro esta patología puede presentarse en una de cada 100 a 1700 nacimientos.

 

 

 

Hipertensión crónica más preeclampsia agregada corresponde a el grupo de pacientes que ya tiene diagnóstico de hipertensión previo al embarazo y se complica con preeclampsia.

 

La hipertensión gestacional es un diagnóstico poco realizado pero posiblemente más frecuente de lo que pensamos.  En este grupo entras todas aquellas mujeres que presentan presiones mayores de 140 /90 pero con albuminuria negativa o proteinuria en orina de 24 horas menor a 300 mg/dl.

 

Dentro de los factores de riesgo para los THE encontramos:

 

  • Historia de preeclampsia en partos previos eleva la posibilidad siete veces de presentar nuevamente en el próximo embarazo, 2 embarazo con preeclampsia será igual a 7 veces más posibilidades que en el anterior.
  • La edad es el segundo factor de mayor importancia. Se espera que se presente con un aumento de 20% cada año adicional después de los 34 años.
  • Embarazos gemelares triplican el factor de riesgo, sin embargo, la corionicidad ni la cigocidad altera más el riesgo. Los trillizos triplica el riesgo en relación al embarazo gemelar.
  • Intervalos mayores de 10 años corresponden a igual riesgo que el que presenta una nulípara.
  • Enfermedades preexistentes como diabetes insulino dependiente (4veces más en diabéticas pre gestacionales), hipertensión crónica (presentan mayor incidencia y a su vez se encuentran asociadas a una mayor tasa de morbilidad perinatal y pequeños para la edad gestacional), enfermedades renales.
  • La obesidad grado II eleva el riesgo hasta 4 veces mientras que los bajos pesos o índice de masa corporal menor de 20 actúan como un factor protector.

 

 

El manejo de estas patologías va a depender de la edad gestacional con que se haga el diagnóstico y la severidad del mismo.  Sin embargo, el tratamiento definitivo es la interrupción del embarazo, siendo el parto vaginal la vía de elección.  En caso de presentar convulsiones continuas u otra emergencia, sufrimiento fetal o cérvix no favorables la interrupción se recomienda vía cesárea.

 

Conclusiones: 

 

Es importante recordar que desde que existe el hombre, la mujer y la posibilidad de reproducirse existe la preeclampsia.   Panamá no escapa de esta realidad, los trastornos hipertensivos del embarazo siguen siendo causa importante de morbí motalidad materno fetal.

Por la Dra. Arelys Quintero

Especialista en Ginecología y Obstetricia

 

Visita el perfil del especialista

Contactar por Whatsapp

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!