fbpx

Tratando la columna con guantes de seda

La neurocirugía del siglo XXI ha logrado aplicar las más novedosas técnicas mínimamente invasivas para beneficio de la rápida recuperación del paciente, un punto vital en lo que se refiere al tratamiento de la columna. A continuación, te presentamos algunas de las más frecuentes.

 

La microdisectomía lumbar: la solución al dolor por ese disco herniado.

 

Uno de los síntomas que más afecta a los pacientes es el dolor que producen las hernias de disco y este precisamente se produce por la presión que ejerce el fragmento de disco sobre estas terminaciones nerviosas y en algunos casos mucho más complejos, sobre el propio canal espinal.

 

La microdisectomía es una de las técnicas mínimamente invasivas que se utilizan actualmente para liberar el nervio presionado, que en los casos de hernias lumbares afectan las piernas ocasionando dolor, entumecimiento y debilidad.

 

Esta cirugía ha dado excelentes resultados inmediatos postcirugía, principalmente en lo que se refiere al alivio del dolor en una o ambas piernas, típico de la hernia lumbar.

 

Microdisectomía lumbar mínimamente invasiva, ¿En qué consiste?

 

El neurocirujano marca con la ayuda de rayos X la localización del disco a tratar.

 

Luego hace una incisión mínima lateral a la línea media de la parte inferior de la columna.

 

Se colocan unos separadores que permiten separar los músculos sin tener que lastimarlos y únicamente se diseca un pequeño fragmento de los músculos de la espalda para permitir la visualización de las estructuras óseas de la columna.

 

Luego de eso el cirujano utiliza instrumentos de alta precisión para retirar parte de la lámina de la vértebra y del ligamento.

 

En este punto se procede a identificar la raíz nerviosa y a protegerla, para luego localizar el disco que está herniado.

 

Una vez localizado el disco, se procede a retirarlo evidenciando como se libera la presión en el nervio afectado.

 

Alivio de la presión sobre los nervios para quitar el dolor con la laminectomía descompresiva

 

Esta cirugía es una de las más importantes para liberar la compresión de los nervios de la médula producidos por hernias, estenosis del canal espinal, tumores o lesiones por traumatismos. Esta presión ocasiona dolor e incluso dificultad para caminar en diferentes grados.

 

Con las nuevas técnicas se ha logrado que se alcance una tasa de éxito superior al 85%, con lo cual muchos pacientes pueden levantarse de la cama a las pocas horas de la intervención y el tiempo de hospitalización se reduce a un máximo 3 a 4 días.

 

La laminectomía descompresiva se realiza eliminando una lámina de la vértebra que por diferentes causas están comprimiendo parte de la médula espinal o los nervios. Con esta cirugía se da espacio al canal espinal vertebral y se liberan los nervios que pudieran estar comprimidos.

 

Es muy probable que al hacer este procedimiento se tenga que realizar una fusión vertebral para darle estabilidad a la columna o para corregir el desplazamiento de alguna de las vértebras.

Hablando de estabilidad: Artrodesis o fusión espinal.

 

 

Otra de las técnicas que beneficia a los pacientes con diversas patologías vertebrales es la fusión o artrodesis.

 

Entre las razones para realizar este procedimiento, que en la actualidad también puede realizarse por técnicas percutáneas mínimamente invasivas, están las fracturas, tratamiento del dolor por afección de las articulaciones de la columna, inestabilidad de las vértebras, corrección de deformidades,  entre otros.

 

La artrodesis consiste precisamente en fusionar o unir de manera sólida dos o más vértebras. Para ello se requiere de un injerto óseo y de sujeción con tornillos, placas o cajas. Los materiales utilizados en la actualidad son a base de titanio lo que prácticamente elimina el rechazo al material injertado.

 

El abordaje quirúrgico se puede realizar tanto por la vía anterior, lateral o posterior, e incluso en casos seleccionados también puede utilizarse una combinación de ambos.

 

Con la técnica mínimamente invasiva, la incisión es mucho más pequeña que con la cirugía convencional, además  se minimiza el sangrado durante la cirugía, disminuye considerablemente el dolor post operatorio y esto permite al paciente una movilización temprana a pocas horas de realizada la cirugía logrando resultados exitosos en cuanto a recuperación.

 

¿Cómo se realiza una fusión vertebral?

 

A través de incisiónes de tamaño muy pequeño en la región lumbar.

 

Se introduce el material de fijación que garantiza que se mantendrán las vértebras en su posición. Este material incluye tornillos, barras de titanio y separadores del espacio entre discos.

 

En el caso que los nervios estén comprimidos, el cirujano debe eliminar lo que los presiona, bien sea discos o espolones óseos.

 

 

Cuidar tu columna un tema que hay que prestarle atención desde HOY!

 

Finalmente, la recomendación más importante es cuidar de tu columna hoy para no promover patologías degenerativas que afecten tu calidad de vida después. Debemos procurar siempre mantener un adecuado higiene postural y realizar ejercicios que fortalezcan y den soporte a nuestra columna lumbar. Y en caso de presentar molestias en tu columna no dudes en acudir al médico especialista en busca de atención.

 

 Por el Dr. Fernando Oviedo Especialista en Neurocirugía

 

Ingresa a su perfil

Dudas, Escríbenos

 

    Contactar por Whatsapp

    Do NOT follow this link or you will be banned from the site!