Dra. Melissa Batista WEB Articulo

Ginecóloga

La mejor manera de homenajearnos como madres, como mujeres y homenajear a nuestras madres, es regalarles salud y en este caso, el cuidado ginecológico es primordial. Por eso, en esta edición te contamos en qué consiste la evaluación ginecológica anual, las pruebas y los exámenes que toda mujer debe hacerse, en sus diferentes etapas.

.

Visita el perfil de la doctora Melissa Batista Vega

¿En qué consiste la revisión anual ginecológica?

 

 

Muchos son los factores que inciden en la salud ginecológica de la mujer, a lo largo de toda su vida. Por ello, es tan importante la visita anual al especialista. La edad recomendada para que inicien estas consultas es a partir de la adolescencia, entre los 13 y 15 años.

 

Pero uno de los momentos más importantes para las mujeres es cuando se convierten en madres y ahí el control por un ginecólogo-obstetra es fundamental.

 

La revisión anual en la edad adulta, tengas o no hijos, consiste en una historia clínica minuciosa, donde se deben establecer datos precisos sobre los antecedentes patológicos personales, familiares, genéticos, quirúrgicos y si se ha padecido algún tipo de cáncer o enfermedad de transmisión sexual; junto con una exploración física completa.

 

La revisión ginecológica contempla: el examen clínico de mamas, un examen abdominal y pélvico, la toma de papanicolaou o citología cervicovaginal, y la ecografía ginecológica.

 

Esta exploración tiene un gran valor preventivo y de detección temprana, que abarca un amplio espectro de enfermedades que van desde infecciones hasta algunos tipos de neoplasias propias del sexo femenino.

 

Según la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades no transmisibles representan la primera causa de muerte en la población femenina. Seguida de las complicaciones relacionadas por el embarazo y el parto. Por esto, es vital que cuides tu salud ginecológica.

La citología vaginal o Papanicolaou: aliada en el combate del cáncer de cuello uterino

 

El Papanicolaou o citología es un pequeño raspado de las células del cuello del útero que realiza el médico en consulta. Luego, éstas son analizadas en laboratorio para detectar lesiones precancerosas o cáncer de cérvix. Es una prueba que no produce dolor, es segura y sencilla.

 

Por lo general, se realiza cuando la mujer comienza a tener una vida sexual activa hasta los 65-70 años de edad, si no ha presentado ningún problema previamente.

 

En los casos que se haya detectado alguna lesión sospechosa, el ginecólogo puede recomendar la realización del estudio llamado colposcopia, el cual permite localizar de forma más específica cualquier alteración.

 

 

La ecografía pélvica o transvaginal es básica en el examen ginecológico. Con ella se ven las imágenes del útero, cérvix, ovarios, trompas de Falopio y vejiga, para verificar la existencia de quistes, tumores benignos, fibromas o cánceres en el útero o en los  ovarios. Cuando se trata de embarazadas, cumple la función de monitorear el crecimiento y la presencia de anomalías en el feto.

Modern ultrasound scanning device at the clinic copyspace equipment medicine medical industry healthcare people technology sonogram diagnostic research vitality concept.

El autoexamen de mama es el complemento de la evaluación médica

 

Durante esta consulta el ginecólogo igualmente procederá a revisar en detalle tus senos para palpar si existe algún bulto o formación que pueda dar indicios de quistes, fibrosis o incluso tumores cancerosos. Pero tú misma puedes realizarte el autoexamen periódicamente y si sientes algo irregular en tus senos, consulta inmediatamente a tu médico tratante.

 

Otros exámenes indispensables que ordenará el especialista son: mamografía y/o ecografía mamaria, tipificación de VPH, densitometría ósea y pruebas hormonales cuando el caso lo requiera.

 

Prevenir es más sencillo de lo que parece. A tiempo muchas enfermedades ginecológicas son tratables y no representarán mayor riesgo para la salud de la mujer. Por eso, hoy te invitamos a demostrarle todo tu cariño a mamá, hermana, abuela, y a ti misma, realizando un control ginecológico completo, que garantizará una vida plena y llena de bienestar.